La campaña 2018/19 nuevamente mostró una marcada expansión
en las exportaciones de Perú, que continua avanzando fuertemente
en el mercado mundial. La otra cara de la moneda, muestra a un
Chile, “el gigante de la uva”, al cual los últimos años han sido
complicados y se sigue alejando de sus niveles de exportación record.

Temporada 2018-19:

La campaña alcanzó un volumen total exportado de 1,28 millones de
toneladas. La cifra es alta, aunque levemente inferior al volumen
record, de la temporada 2016/17 (1,35 millones). Este valor se logró gracias al fuete avance de las
exportaciones de Perú y también mayores envíos de Sudáfrica. El plus de envíos compensó la caída
que nuevamente sufrió Chile.

Perú registró el crecimiento más expectacular. A diferencia de otros proveedores australes

que en los últimos años han mostrado una exportación estable o decreciente; Perú registró un avance
muy marcado. En la última década pasó de exportar 40.000 toneladas a 350.000. Esto es casi 9
veces más. También su participación dentro del hemisferio sur cambió radicalmente. De tener un
aporte mínimo, paso a aportar el 28% del volumen total.

Esta campaña se alcanzó un volumen histórico, superando las 355.000 toneladas. Si bien
aumentaron los envíos a todos los destinos, Europa fue el que mayor crecimiento mostró
recibiendo un 50% más que la temporada anterior. Este plus de volúmenes tuvo un impacto
negativo en los precios del mercado, los cuales cayeron a niveles bajísimos.

Chile: para “el gigante de la uva” los últimos años no fueron fáciles debido a una asociación de problemas productivos y dificultades en los mercados.

 

Los embarques cayeron nuevamente en la campaña 2018/19 y fue el volumen histórico más bajo registrado en los últimos 10 años. La exportación total se ubicó apenas por encima de las 630.000 toneladas, lo que corresponde a un 10% menos respecto a la campaña pasada.

A pesar de esto Chile sigue siendo un enorme productor y exportador de uva. El primero a nivel mundial y aún más dentro del hemisferio sur. Solo redujo su participación; mientras que hace 10 años aportaba alrededor del 65% del total exportado por el hemisferio sur, actualmente su aporte es del 50%.

Sudafrica: luego de la fuerte merma registrada en la temporada 2017/18, a causa de condiciones climáticas adversas (fuertes golpes de calor, sequía y granizos diezmaron las producciones en varias regiones productoras), las exportaciones se recuperaron en la campaña 2018/19.

 

Los embarques totales se recuperaron y alcanzaron las 238.000 toneladas, lo que

corresponde a casi un 20% más que la temporada anterior. En cuanto a los destinos, Europa
continúa siendo el principal, recibiendo el 75% de las exportaciones sudafricanas.

Argentina: lejos de los volúmenes históricos de hace diez años (50.000-60.000 toneladas), hubo una leve recuperación en las exportaciones de este años, superando levemente las 7.000 toneladas.

El volumen corresponde a un 30% más respecto a la campaña 2017/18 y +55% que el 2016/17. Argentina se retiró principalmente de los mercados de ultramar. Los despachos a la UE se mantuvieron inferiores a las 1.000 toneladas, mientras que hubo un marcado aumento en los envíos a Rusia alcanzando las 2.500 toneladas. La mayor parte se sigue destinando a Brasil, donde Argentina aún mantiene cierta presencia.

Leave a Reply