El comercio de productos frescos entre los países de la UE podría verse afectado a medida que se toman acciones de control adicionales para contener el brote de coronavirus (Covid-19).

Si otras naciones toman medidas similares a Italia y deciden bloquear grandes áreas del país, podrían haber interrupciones en la capacidad de la industria para llevar a cabo el comercio transfronterizo.

El comercio internacional de productos se ha visto afectado en las últimas semanas, y parece que los desafíos podrían continuar en los próximos meses, indicaron fuentes de la industria.

El brote severo de coronavirus, se cree originó en Wuhan, China a fines de 2019. Hasta ahora, se han confirmado más de 114.000 casos en al menos 115 países, lo que ha resultado en más de 4.000 muertos.

Comercio intracomunitario podría volverse menos estable

Si bien parece que el comercio dentro de la UE sigue siendo relativamente estable, según informes, ha habido complicaciones, como problemas de personal para las empresas de camiones y la llegada oportuna de entregas de productos.

Y la situación podría ser mucho más complicada. El martes, Italia, el país más afectado por el brote fuera de China, implementó un bloqueo nacional, restringiendo el movimiento de todos sus ciudadanos.

Si otros estados miembros adoptan medidas similares, la capacidad de las operaciones para llevar a cabo el comercio transfronterizo podría verse severamente limitada. Queda por ver si esto conduciría a un aumento en la demanda de productos locales, y cuáles podrían ser los otros posibles efectos colaterales.

El comercio internacional de productos también se vio afectado por el coronavirus

Con respecto al comercio internacional, numerosos países exportadores comenzaron a experimentar los efectos del brote en China a partir de enero, como el sector de la cereza de Chile, el que envía la gran mayoría de su fruta a China.

Fuentes en el país asiático en febrero dijeron que los precios de las cerezas se vieron gravemente afectados ya que la demanda de fruta cayó drasticamente. Ahora hay preocupaciones en los países exportadores de productos que están fuertemente centrados en China, como Australia, Nueva Zelanda y Perú, de que la temporada de frutas de invierno podría verse afectada.

Queda por ver cuál será la escala de los efectos indirectos en otros mercados, si es que los exportadores optan por enviar sus productos a otras regiones, lo que podría crear situaciones de exceso de oferta.

El impacto en la logística global para las exportaciones a China

Para los exportadores que continúen enviando a China en los próximos meses, podrían enfrentar desafíos logísticos para ingresar al mercado. Las restricciones al movimiento de bienes y personas han provocado demoras en China y Asia, indicaron las fuentes. Y muchos puertos y terminales de contenedores han sufrido escasez de personal y capacidades limitadas para manejar la carga. El tiempo de tránsito hacia China también se ha visto afectado, ya que los importadores han tenido que desviar su carga a otros puertos o enfrentar retrasos severos debido a la demora en los principales puntos de entrada.

 

Todavía no está claro cuándo la situación podría volver a la normalidad.
Además, puede haber problemas de escasez de contenedores en todo el mundo, con muchos contenedores varados en puertos, a bordo de barcos o en terminales.

Fuente: PortalFruticola